Toubkal. Sentimientos y recuerdos


Iban Gorriti, fotografiado por Ainhoa Martín.

Iban Gorriti, fotografiado por Ainhoa Martín.

El pico más alto de Marruecos presta su nombre al actual proyecto musical de Iban Gorriti, un durangués polifacético, entusiasta e infatigable. Periodista, fotógrafo, diseñador, actor, director de cortometrajes, viajero, cantante… Todo eso, y más, es el antiguo componente de Martxoak 31, quien recientemente ha publicado ‘Nights of fun’ (Fragment Music), segunda entrega de Toubkal.

A mí, que últimamente ando muy (pero que muy) despistado, al ver la portada dibujada por Javier Arregui, con su mochila, su rastafari, su furgo, me dio por pensar que era otra aventura abrazada al mestizaje. Pero pronto salí de dudas, pues el disco arranca con un concepto muy joeyramone del pop, y a este homenaje a los entrañables zoquetes de Queens le siguen detallitos surf (‘Surfin Laga’); temas reposados con guiños a “Give peace a chance” y “Redemption song” (‘Aiur in Furgowagen’, ‘Katmandhu: another song of freedom’); la trompeta aporta un toque fronterizo cálido, nada amenazador, a ‘Tarantino in Costa Nova’; arreglos de acordeón encajan en un tema de corte pop rock como ‘Swimming pool’; y la grabación se cierra con el aire entre folky y marcial de ‘Dinamitera’, una “marcha antifascista” que recuerda a cuantos lucharon por la República, y soñaron con ella.

Así transcurre un disco sencillo, apasionado y sincero, plagado de sentimientos y de recuerdos, remembranzas de viajes, de furgonetas, de aviones, de seres (muy) queridos, de luchas y de ídolos musicales, como John Lennon, Bob Marley y nuestros adorados Ramones. Mucho coro y segundas voces femeninas para inyectar positivismo a nueve canciones (ocho en inglés y una en euskera; ocho de Iban y una adaptación de ‘The loveless curse’, del grupo The Unfinished Sympathy) que, según su autor, han ido creciendo en el propio estudio. La casa por el tejado.

Anuncios