Sidonie. VHS, porno y Carl Sagan


Habitantes del malogrado planeta tierra… Es un placer presentarles el nuevo video clip de ‘El Fluido García’. ‘A mil años luz’ es un homenaje al sistema VHS, a la serie ‘Cosmos’ de Carl Sagan y al cine porno de la década de los ochenta. Los tres miembros del conjunto músico-vocal Sidonie han querido reflejar los gustos culturales de la   última civilización terrícola, mostrando la degradación de la vida moderna. La grabación también quiere mostrar unos vídeos caseros que Jesús, Axel y Marc hicieron en Villefranche-sur-mer, Menorca y Londres respectivamente, mostrando los lugares donde tienen sus queridas residencias vacacionales. ‘A mil años luz’ es la carta de despedida de Sidonie al mundo tal y como lo conocemos hoy en día.

En palabras del director Borja Conde, la  pieza “es un collage en vídeo”. “Marc, Axel y Jesús se fueron a diferentes lugares (Londres, Francia y Menorca) y rodaron cada uno por separado. Luego mezclamos estas   películas con imágenes de archivo antiguas y las editamos analógicamente, con texturas de los antiguos VHS y alejándonos voluntariamente de la definición HD. Así hemos  creado una nueva imagen, casi como recortes de revistas”.

‘El Fluido García’ es el sexto disco de Sidonie, una obra que une pop y psicodelia. “Hemos utilizado algo que siempre  ha estado ahí, todo bajo el manto de la psicodelia que es tan abierto que casi puedes hacer lo que quieras”, explica Marc Ros. “Somos un grupo de pop y priman las   melodías, pero hemos apostado por un sonido más áspero”. 

“El estudio parecia un laboratorio”, continúa Marc. “Había mañanas enteras de trabajo de  las que solo se grababan diez segundos para el disco. Hasta con la voz. Son los sonidos que hemos escuchado siempre, combinando amplis antiguos con sintes actuales. Hay  que investigar”. Y Marc Ros menciona a Los Brincos; Solera; Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán; Crosby, Stills & Nash; Beatles o Beach Boys para explicar que ‘El Fluido García’ es su disco “más logrado y complejo en voces”, con un cuidado por lo instrumental que es artesanía de precisión. “Hay que dejar espacio espacio al instrumento, que la voz le permita sonar, respirar”, dice.

(texto facilitado por Tomás Heredero)

Anuncios