Devil Doll. Rock como Wanda Jackson y baladas como Patsy Cline


Barcelona (26 de mayo, Zac Club); Andoain (27, Auditorio Bastero); Valencia (28, Wah Wah), Castellón (29, Four Seasons); Gijón (31, Monkey Club); Madrid (1 de junio, La Boite); Santiago (2, Praza do Toural -Fiestas de La Ascensión-); Liérganes (3, Los Picos); Burgos (4, Estudio 27)

Devil Doll es la introductora del burlesque en el rock, adelantándose a una moda que la prensa generalista se empeña en relacionar con el éxito comercial de Imelda May. La prueba está en que publicó su primer disco, Queen Of Pain, en 2002, donde ya proponía una fusión entre la estética pin up de Betty Page y los sonidos más sensuales con base de swing, en provocativa combinación con la dureza del punk.

Esta chica de Cleveland, cuyo verdadero nombre es Colleen Duffy, se crió escuchando a Elvis. Pero fue, al descubrir a Joan Jett cuando se dio cuenta de que el sexo femenino estaba llamado a reinar sobre los escenarios, para hacer más vistoso y sugerente un espectáculo necesitado de renovación.

La parte visual es en Devil Doll tan o más importante que la sonora, y de ahí que cuide su puesta en escena con unas coreografías y un vestuario dignos del erotismo salvaje de MaeWest o de las fantasía animadas de Jessica Rabbit. No en vano ha participado en la gran convención anual del burlesque que es el Tease- O- Rama, junto a Dita Von Teese. En lo puramente musical tampoco se queda atrás, porque puede presumir de haber compartido cartel con Reverend Horton Heat, The Cramps, Deadbolt, The Supersuckers, The Detroit Cobras, Mike Ness, Social Distortion y muchos otros.

Y ha asistido como invitada al duelo entre Chuck Berry y Jerry Lee Lewis, dentro del festival Hootenanny 2010.

Si en directo Devil Doll no tiene rival, su reciente disco Return Of Eve se ha encargado de marcar definitivamente las diferencias con el resto de chicas que actualmente quisieran cantar los temas rockeros como Wanda Jackson y las baladas como Patsy Cline. Eso es algo reservado a nuestra Colleen Duffy, la única capaz de revitalizar el rockabilly con el espíritu de las riot grrrls de los noventa, razón por la que algunas de las composiciones del disco pueden recordar sorprendentemente a Kim Deal y a las Breeders.

(texto de Mikel Insausti facilitado por Juankar ‘Bloody Mary’)

Anuncios