>¡Ambigú ya!


>Yo ya he firmado para que la tropelía sea enmendada y Radio 3 vuelva a programar el Ambigú del maestro Diego A. Manrique. Y mi hermano brother. Y Agustín Almodovar. Y Alberto García-Álix. Y Andrés Calamaro. Y Ceesepe. Y Diego Vasallo. Y Luis Eduardo Aute. Y Rossy de Palma…

¿A qué esperas tú?

Puedes adherirte al manifiesto en este link:

Rescatemos el Ambigú en Radio 3

Esto es lo que dice:

Como anunciara Neil Young en una de sus piezas memorables, el moho nunca duerme. La expulsión de Diego A. Manrique y su programa insignia “El Ambigú” de la sintonía de Radio 3 supone cargarse uno de los estandartes de la radio musical pública más libre y enciclopédica de España.

Diego A. Manrique representa el modelo periodístico que muchos admiramos, el que veneramos y estudiamos. Ha creado escuela y sentado cátedra como ningún otro crítico musical en la historia de nuestro país y, nos consta también, al otro lado del Atlántico. El suyo es un caso único, en el que se unen sabiduría, capacidad para analizar y transmitir la información y dominio ejemplar de los diferentes medios: televisión, radio y prensa, tanto especializada como generalista.

Dueño de una biografía profesional única, protagonista de excepción en publicaciones como “Vibraciones”, “Star”, “Rock Espezial”, “Madriz”, “Metal Hurlant”, “Ruta 66″, “Rockdelux”, “Boogie”, “Todas las Novedades”, “Efe Eme”, “Rolling Stone”, “El País” y tantas otras; responsable de espacios tan recordados como “Diario pop” -con Jesús Ordovás-, “Sólo para ellas” y “Aeropuerto internacional” (en Radio 3); “Modernos populares” y “La madriguera” (en Radio 1); y “Popgrama”, “Caja de ritmos”, “FM 2″ y “Qué noche la de aquel año” (en TVE). Y, por supuesto, director de “El ambigú”, su personal buque insignia desde hace casi dos décadas: un genuino oasis para la música libre.

Periodista singular, maestro de varias generaciones de aficionados al rock, que admiran su manejo constante de información cruzada, enciclopédica, histórica y actual, junto a su gusto variado que, abiertamente, nos guió desde el rock hacia la música popular, sin más, desechando prejuicios tontos y temores por el etiquetado; “no existe música buena y música mala, hay música que emociona y música que no”. Por no hablar de su rabiosa militancia por la verdad, de su corazón –el mismo que un mal día hizo crac– de periodista de raza que le obliga a contarlo todo, a dejar poco para el anecdotario privado.

Se le compara estos días con John Peel. Oportuno, ya que se conocieron en la BBC, precisamente cuando el legendario locutor inglés sufría la persecución de un director de espíritu thatcheriano. A pesar de la oposición de ese director, Diego logró traer a Peel a España, donde ofreció una conferencia, su primera visita a nuestro país. Ambos compartían fanatismo por los discos pero eran profesionalmente muy diferentes: con todo el respeto para el gran Peel, Diego ha demostrado tener una paleta sonora mucho más amplia.

Ahora, la dirección de RNE ha decidido expulsarle del que ha sido su hogar desde hace años, en plenas vacaciones estivales y alegando el final de su etapa como Director Adjunto de Radio 3. Prescindir de él es un lujo que no deberíamos permitirnos. En defensa de la libertad de Radio 3, de la verdad y del mejor periodismo cultural que conocemos, de lo más brillante de nuestra historia musical, exigimos el regreso de Diego A. Manrique y “El Ambigú” a Radio 3.

Anuncios