>Johnny Cash. Ninguna tumba puede controlar mi cuerpo


>La próxima semana, el 26F, se pondrá a la venta el disco ‘American VI. Ain’t no grave’ (American Recordings). Será un nuevo acto de necrofilia musical, pues se trata de un álbum grabado por el enorme Johnny Cash en 2002, un año antes de morir.

La producción corre a cargo de Rick Rubin, ‘I corinthians 15:55’ es el único tema propio entre nueve versiones de artristras como Sheryl Crow (‘Redemption day’) y Kris Kristofferson (‘For the good times’), y desde Universal Music aseguran que una frase atrapa la esencia de la grabación: “Bien, no existe ninguna tumba que pueda controlar mi cuerpo”.

Por cierto, el próximo viernes el hombre de negro hubiera cumplido 78 años. No me llames oportunismo, llámame Lola…

Anuncios