>Hendrik Röver. Autobombo (y esqueletos)


>Así habló… Hendrik Röver (del proyecto en solitario, en clave alt country, que puedes catar en http://www.myspace.com/hendrikrover)

“En los últimos tiempos mi tendencia a la hora de hacer canciones ha sido la de intentar que se sostuvieran con lo mínimo posible, que no dependieran de complicados arreglos o un determinado volumen. Vamos, que convencieran cantadas con el único acompañamiento de una guitarra acústica. Parte de esas canciones luego se electrificaron y acabaron en GT de Los Deltonos. Las demás acabaron en un cajón. Hubo más canciones, y también fueron al cajón. Cuando el cajón empezó a desbordarse lo tomé como señal de que quizás fuera hora de sacar un nuevo disco y volví a tocarlas.

Entonces sucedió algo curioso. Un buen puñado de ellas me hicieron recordar cosas que hacía años que no escuchaba, como los Kentucky Colonels, o los Dillards, o Dillard and Clark, o Poco, o Ricky Skaggs, o Joe Ely, o Kris Kristofferson; y darme cuenta de cuánto de mi tiempo lo paso escuchando continuamente a Jim Lauderdale, Charlie Rich, las maquetas de Chris Knight, Gurf Morlix, Slaid Cleaves, Townes Van Zandt, Steep Canyon Rangers, Chatham County Line o Wayne Hancock; y llegar a la conclusión de que mis discos favoritos de Steve Earle son los acústicos Train a comin y The Mountain.

Ese grupo de canciones pedía pues guitarras acústicas, mandolinas, dobros, banjos, etc. E incluso eso en dosis mínimas, lo que las alejaba de las coordenadas, incluso las menos rígidas, en las que Los Deltonos se mueven con naturalidad. Eso, y el reto pendiente de plantarme ante la audiencia con nada más que las canciones y la guitarra acústica para defenderme, me hicieron tomar la decisión de emprender éste camino paralelo (insisto, paralelo) a Los Deltonos. Me atrae además el hecho de que el peso en éste caso esté menos en el virtuosismo instrumental que en la canción como historia y sensación, y que quizás (insisto, quizás) merezca la pena detenerse a escuchar la letra para ver cómo acaba el protagonista.

Aquí están pues mis Esqueletos. Canciones de trenes, traiciones, camaradas, volver a casa, resacas varias y decisiones demasiado tiempo aplazadas. Trabajado y grabado en ratos dispersos en mi taller habitual, GuitarTown – Muriedas (Cantabria), durante el Otoño/Invierno 07, con la colaboración de amigos varios y con una impresionante portada hecha para la ocasión por el gran Jon Langford, que es la guinda del pastel.

P.D. ¿y que pasó con las demás canciones?, pues Los Deltonos les están sacando brillo…”.

Anuncios