>The Fakeband. La repanocha


>Pasados cuatro días del acontecimiento, lo que iba a ser una estricta reseña del concierto ofrecido por The Fakeband y Zodiacs en un agujero de la sala Santana 27 (Bilbao), tiene toda la pinta de acabar convertido en una simple sucesión de recuerdos y una sincera y ferviente recomendación: no pierdan de vista a The Fakeband. Empresario, contrátela. Teenager, pega sus fotografías en tu carpeta. Aficionado a la buena música, disfrute con sus canciones.

Pese a que sólo habían dado un par de bolos con anterioridad, estábamos advertidos de que nos iba a gustar. Y nos encantó. Pit Idoyaga y Txomin Guzmán (the pack, antaño motores de los excelentes John Wayne), Alfredo Niharra (simpar guitarrista de Tulsa, Los Generadores, Funk Sinatra, etc.) y Dani Merino (cantautor con raíces y escudero de lujo en proyectos como Smile) ocuparon el frente del escenario. Cuatro diestros guitarristas (¡cuatro!) que saben lo que se traen entre manos y evitaron duplicidades a la hora de abordar un repertorio anglófono firmado por Txomin que remitió a Tom Petty & The Heartbreakers, Crosby, Stills & Nash, Flying Burrito Brothers, Lynyrd Skynyrd… Crema.

Txomin también se lució con el teclado, de las cuatro cuerdas se encargó el bajista de Dolly Lennon (en sustitución del titular, Juan Uribe, ex Los Montarbo) y los parches los aporreó Iñigo Gil. Aunque, vista la exhibición de pericia instrumental y buen gusto de los cuatro hachas, lo mismo hubiera dado ver allí sentado al conejito de Duracel… De verdad, sigan la pista a The Fakeband. Una banda grande.

Luego, Zodiacs entregaron lo que se espera de ellos, un trío enfático, nervioso, tan punk rocker como powerpopero y de riff fácil. Entiéndasenos, como aquellos pistoleros de sangre caliente y gatillo fácil. La descarga empezó con “Un millón de pájaros”, el rock and roll tequilero que abre 3, 2, 1…, su cuarta entrega, e incluyó “Fuego en el aire”, un tema que podría firmar Nick Hellacopter, la psicodélica “Roky Erickson”, ecos de The Beat, adaptaciones de Elvis Costello, hits particulares como “Estimulantes” y “Chica normal”…

Vaya, el hambre aprieta. Quédense con que fue una agradable velada de rock and roll. Lo que más nos gusta.

Anuncios