>Pink Tones. Para amantes de Pink Floyd


>ASÍ HABLÓ… Pato

“Fui a los Pink Tones. Les escuché por primera vez en Radio 3 y me sorprendieron gratamente, pero no pude evitar ir lleno de prejuicios, sencillamente porque ya he visto imitadores de U2, AC/DC… y siempre me han parecido una castaña pilonga. La verdad es que en el primer tema no puedes dejar de pensar que va a ser el grupo de verbena de pueblo haciendo versiones. Y no lo hacen mal. Pero siguen tocando y te lo empiezas a creer, ¡las clavan, joder! Llega un momento que dices, ‘qué cojones, ¡pero si ya no voy a ver a Pink Floyd en la puta vida! Uno muerto, los otros enfadados… y, hostia, ¡que lo hacen de puta madre!’.

¡Buah! Las 300 personas que habría (de 35 años para arriba), con la boca abierta y en silencio parroquial. Olor a porrito y las dos primeras horas desgranado The dark side of the moon y Wish you were here. Acojonantes. Única y exclusivamente para amantes de Pink Floyd. Los casi tres cuartos de hora restantes fueron mayormente para The wall. Hincharon un muñeco enorme, había un láser, el sonido perfecto, llevaban un coro de tres chicas que, desincronizadas en el baile, lo hicieron francamente bien con las voces (la china estaba buenísima), la atmósfera planeadora total… Y, para rematar la faena, ‘Confortably Numb’. Temazo. ¡Qué solo de guitarra! había dos jevis enormes al lado mío abrazados con el puño en alto… jo jo jo… ¡qué momentazo!

Pues eso, casi tres horas de Pink Floyd, en las que hubo algo de cosecha propia con solos algo más largos que hicieron que fuese algo más que una simple reproducción. Definitivamente, merecen mucho la pena. Me hubiese gustado tener un sillón enorme en mitad de la pista para verlos pimplándome los dos gintonics y la Voll-Damm que ingerí en el evento”.

Anuncios